El Legia y sus aficionados, una unión inquebrantable

legia-fans

En el fútbol moderno existe un desapego muy marcado entre la mayoría de los clubes y sus aficionados. No es el caso del Legia de Varsovia, un club que cuida mucho a sus seguidores, hasta tal punto que los defiende en casos muy extremos. Los aficionados de este equipo han sido acusados de actos muy graves, sin embargo, ahí estaba su club, para defender a quien nunca les abandona.

Es cierto que los aficionados del Legia son muy diferentes al resto, sobre todo los denominados “ultras”. Żyleta, así se llama la grada en la que se colocan los ultras del equipo polaco en sus partidos como local. En esta parte del estadio, las diversas secciones de aficionados ultras animan a su equipo. Hay secciones de todo tipo, los que preparan los tifos, las bengalas… Sin embargo, hay un grupo que sobresale, los Teddy Boys 95. Patrióticos, xenófobos, homófobos y anticomunistas, así se podría definir a estos ultras en pocas palabras. Muchos de ellos han llegado a Madrid con un único objetivo, pegarse. No se sabe con quien ni el porqué, aunque esto último se podría deducir.

Es un grupo completamente organizado, de hecho, en los aledaños de su estadio tienen un club de lucha, el Legia Fight Club. Ahí les enseñan artes marciales mixtas, muay thai, y multitud de estrategias para defenderse y por supuesto atacar a los rivales. También es considerado uno de los grupos más peligrosos de Europa, y por supuesto de los más respetados. Sin embargo, mantienen una estupenda relación con el club, tanto es así, que en su propio campo no lanzan bengalas al césped. También es necesario afirmar que de este grupo llegarán a Madrid unas 400 personas, de un total de 4000 polacos que habrá en la capital, por lo tanto, no todos son unos vándalos. 

Legia Warszawa v Borussia Dortmund - UEFA Champions League

¿Por qué se da esta relación tan buena?

Puede parecer una pregunta compleja, sin embargo, es muy simple. Al club le interesa que haya ambiente en el estadio y que se anime al equipo de una forma pasional, sin importar lo que hacen fuera del campo. Por eso hay una relación tan estrecha, porque a ambos les interesa algo del otro.

Sin embargo, no todo lo que hacen estos aficionados es malo. También le proporcionan al estadio un ambiente envidiable, sobre todo para la gente en España. La atmósfera del campo es espectacular, los tifos son maravillosos y los cánticos constantes. Habrá gente a la que no le guste todo esto, no obstante, es necesario para que un equipo se motive y continúe luchando por su escudo. Eso es el fútbol, pasión, ambiente, animación… No me quiero imaginar lo que pensarán los 4000 amigos polacos que estarán en el Bernabéu cuando vean la tranquilidad del estadio y cuando escuchen el sonido de las pipas. Pero gracias a ellos el ambiente hoy está asegurado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s